*** Para poder calificar los articulos debe estar registrado


Un espacio para el placer

by edit 5. mayo 2010 11:46

aptoComo un pequeño loft en donde el aspecto social define el concepto de diseño, este apartamento responde claramente a las necesidades de un cliente joven, ejecutivo y dinámico. Para lograr este objetivo, el arquitecto Gabriel Rubio y su equipo se fueron por una propuesta limpia y franca.

Más allá de una remodelación, el proyecto aborda, como dice Gabriel, la etapa de acabados y definición de algunas pautas de diseño. “Este apartamento es un apartamento nuevo, al cual se le hicieron algunos cambios y variaciones, teniendo en cuenta los requerimientos y deseos de un cliente joven, soltero, dinámico”, comenta Gabriel.  La gran directriz para cumplir con este objetivo fue la definición de un espacio abierto, donde las divisiones se hicieron sutilmente a través de elementos sencillos muy puntuales, como una columna estructural o el mueble giratorio que contiene el televisor y que define el área de habitación por un lado y la sala por el otro.

Otro de las pautas era crear un vínculo importante entre exterior e interior, en este caso gracias a una amplia terraza lateral que permitiera una extensión de la zona social mediante unas generosas puerta ventanas que permiten abrir o cerrar el espacio. Cuando se abren, el apartamento se convierte en una gran área social donde suceden los encuentros entre amigos y familiares. Para crear una especie de paisaje exterior, se diseñó una caída de agua en piedra blanca con piedra crema puesta de canto que se puede contemplar desde todos los puntos del apartamento. De noche, al entrar, se activa el agua simultáneamente con la luz, lo cual brinda un escenario nocturno completamente nuevo. Es importante resaltar que este vínculo con el exterior redunda en luz y claridad en todo el apartamento, lo cual se refuerza con los grandes ventanales que dan hacia la calle y que recorren de lado a lado el lugar.

Punto de placer

Uno de los requerimientos del dueño de casa era generar un espacio para un jacuzzi que se convirtiera en un rincón de placer en el apartamento. Para ello Gabriel aprovechó el baño principal donde se instaló la tina que se cierra o se abre al espacio social a través de unas puertas en cedro y película sunblasting, las cuales permiten privacidad al estar cerradas o una relación con el espacio social cuando están abiertas. “El carácter del espacio cambia totalmente cuando las puertas están cerradas por ejemplo. Es más serio y más formal”, comenta Gabriel. Por el contrario, cuando las puertas de abren, se genera una sensación mucho más relajada y fresca. Desde allí se puede tener además una visual hacia la sala y hacia el mueble giratorio de madera en donde están instalados el televisor y el equipo de sonido. De esta forma se pueden crear ambientes y momentos especiales y relajantes. Los materiales que se utilizaron fueron sencillos pero bien pensados: mármol travertino Villa de Leyva mate en el mesón donde se dispuso un lavamanos por debajo para dejar limpio este espacio. Un cómodo vestier complementa este pequeño punto de placer.

Si bien en esta propuesta de diseño se hicieron varios cambios importantes, algunos de los elementos originales del apartamento, prácticos y muy funcionales, se conservaron. Es el caso del segundo baño que funciona como baño de uso diario, el cual cuenta con una ducha de subir y bajar con bastón, teléfono e hidromasaje. Los pisos de los dos baños y  el de la cocina son en cerámica beige claro con veta de Corona. El muro de la ducha es también de cerámica con bordes rectificados. Para seguir jugando con los tonos claros se mantuvo el mesón en mármol color crema y la poceta en porcelana blanca sobre el mesón.

Otro elemento que se conservó fue el piso en madera clara que se convierte en un elemento unificador que recorre todo el apartamento. “Es un piso práctico en madera laminada que resiste un buen  tráfico. Eso se quería, algo muy funcional. Su tono claro es ideal para lograr claridad y luz en el apartamento”, comenta Gabriel.  Los muros blancos se conservaron, de manera que siguieran la premisa de lograr claridad en el espacio y se adaptaran a cualquier tipo de decoración.

Un rincón de colorapto

Teniendo en cuenta el tema de integración de las diferentes áreas del apartamento se diseñó una cocina abierta, en donde el comedor, que hace parte de la isla central, se convierte en el elemento que relaciona ese espacio con el resto del apartamento. Como se trata de una zona más bien retirada de los puntos de luz natural, había que darle  algunos toques de color y de transparencia para animarla y darle vida. En el mesón del comedor se utilizó granito natural Golden Cream, el cual le da de entrada fuerza y carácter a la cocina. Se instaló encima del mesón  un mueble alto suspendido del techo gracias a un soporte en acero, con lo cual queda “flotando”, permitiendo así el paso de la luz. Allí está instalada la campana en acero y un gabinete largo en fórmica color wengue con puerta y espaldar de vidrio laminado en rojo. Esto permite una vista especial desde la sala y un flujo de luz muy particular en la zona de la cocina. En el mueble alto del área de lavaplatos se utilizó madera aya más clara, creando una paleta de color muy viva y diversa.

Con un diseño sencillo y un presupuesto racional, el arquitecto Gabriel Rubio, de la mano de Adriana Cerón, logró un diseño sencillo, basado en un concepto de un gran espacio abierto, limpio y luminoso. Algunos elementos especiales, como la terraza, la cocina, la zona del jacuzzi y el mueble giratorio le dan un toque muy personal en una tendencia muy contemporánea de espacios funcionales, prácticos y muy dinámicos.

Bookmark and Share

Restauración de la Iglesia San Ignacio

by 4. mayo 2010 12:20
03
 
Construida en 1640, la nave central de la iglesia de San Ignacio en Bogotá marcó la primera etapa del desarrollo de este edificio, uno de los grandes referentes urbanos de la capital. Tras muchas intervenciones y transformaciones a lo largo de todos estos siglos, el proyecto de restauración de la iglesia se propone recuperar sus condiciones espaciales y estructurales originales.

Patrocinada por La Compañía de Jesús con la colaboración del Ministerio de Cultura, la coordinación del Instituto Carlos Arbeláez Camacho de la Facultad de Arquitectura de la Universidad Javeriana y bajo la dirección del arquitecto Ernesto Moure, profesor del taller de Patrimonio Arquitectónico de la misma entidad, la restauración de la iglesia de San Ignacio es sin duda un proyecto monumental de gran importancia no sólo para la ciudad sino para el país. Como bien dice Moure, fue el primer templo realmente urbano que se hizo en Bogotá, “nacido de la ciudad y pensado para la ciudad. Por ello lo que se quiere con el proyecto es que la construcción se conozca en su forma más prístina, como fue pensada en su momento de desarrollo máximo”, aclara el arquitecto.

El gran desafío del proyecto ha sido entonces la recuperación y restauración de las condiciones espaciales, estructurales y de volumetría de la iglesia. Para ello se han llevado a cabo varias acciones muy puntuales. “La primera fue la liberación del cuerpo de construcción de la iglesia en aquellos puntos donde la edificación del Colegio Mayor de San Bartolomé había mutilado o deformado su composición original, en los años treinta del siglo pasado, con la filosofía muy de la época de ir reemplazando la arquitectura de época colonial existente con lenguajes y formas de moda. Con ello se ha buscado también la recuperación de la autonomía estructural de los dos edificios, necesaria desde el punto de vista estrictamente técnico. Para esto se separaron las estructuras de ambas construcciones en los niveles superiores y se generó un espacio libre que ha permitido el rescate de la volumetría y el espacio interior original del templo. Con esta liberación de espacios reaparecieron las cúpulas del crucero y en especial la de la capilla de San José que ocupa lo que era la antigua sacristía y que no se podía percibir. Igualmente se ha consolidado el volumen de la capilla del Rapto que ocupa el lugar del antiguo huerto del conjunto jesuítico. También se ha avanzado en la recuperación volumétrica y el refuerzo estructural de las cubiertas. Actualmente se está trabajando en el refuerzo estructural y la recuperación espacial de la torre. Todo esto teniendo en cuenta la necesidad de disminuir la vulnerabilidad sísmica de toda la construcción“, agrega Moure.

Es importante resaltar que el proyecto ha contado con todo el apoyo de la comunidad de los padres jesuitas quienes han comprendido a cabalidad la importancia cultural y arquitectónica de esta restauración. “Esto ha sido sin duda una ventaja. Ellos nos han entregado áreas útiles del colegio para la restauración, lo que ha facilitado todo el proceso”, comenta Moure. Con ello el proyecto se ha enriquecido no sólo para bien la Iglesia sino también del edifico del colegio. Por ejemplo, contiguos a la terraza resultante en frente de la cúpula de la iglesia de San José se han recuperado espacios subutilizados como dormitorios, mejorando las condiciones ambientales del lugar con vista privilegiada hacia la cúpula, teniendo como fondo los cerros de Bogotá.

Un largo trabajo

El trabajo de restauración de San Ignacio comenzó en 2004 con los estudios y el proyecto preliminar adelantado por el instituto Carlos Arbeláez Camacho de la Facultad de Arquitectura y Diseño de la Pontificia Universidad Javeriana. Es un trabajo dispendioso y de muchos detalles, pues la reconstrucción debía hacerse reponiendo el material original con la técnica original, pero mejorando sus condiciones de sostenibilidad. El ladrillo y la teja de barro colonial, los pañetes con pintura de cal, el tablón de barro, deben recrear de manera muy precisa las condiciones originales de la edificación. “Sobre la base de muestras originales el objetivo era crear un material como el original, pero con características de resistencia y permeabilidad mucho mayores”, aclara Moure. Un buen ejemplo de ello es la teja de barro en forma de escama para las cúpulas del crucero y de la capilla de San José. Sobre un modelo original, la Fábrica de Tejas y Ladrillos Moore, tras un año de análisis, ensayos y experimentos, logró una teja recocida y esmaltada que refleja de una manera muy especial la luz y el color, creando un efecto casi mágico en la cúpula. “La teja original era de color, muy viva, y pudimos restablecerla”.

En línea con el tema de preservar la “originalidad” del templo, el proyecto ha reciclado muchos de los elementos de épocas anteriores: baldosas, puertas, herrajes y chapas se retomaron para devolverle el carácter colonial a uno de las construcciones más emblemáticas de la ciudad. “Lo que pudimos recuperar, lo utilizamos en el proyecto. Por ejemplo, parte de la baldosa que rescatamos la utilizamos en el diseño en el corredor de circulación en frente a los dormitorios de los padres. Las puertas de estos cuartos y muchos de sus herrajes también son los originales”.

Actualmente el equipo de arquitectos está trabajando en la recuperación de la torre, la cual se construyó hacia finales del siglo XVIII en la esquina sur sobre una de las cúpulas de la nave occidental del templo, la cual quedó oculta por el entrepiso de una habitación que se construyó más tarde. “Aquí, como ocurre en todo el conjunto el edificio, ha habido muchas etapas de construcción. En este caso lo que estamos haciendo es eliminar la habitación para dejar ver la cúpula y así recuperar el espacio de la torre”, afirma Moure.

Hacia el futuro

Si bien el proyecto de restauración ha sido largo, Moure y su equipo sienten una gran satisfacción por la labor que se ha hecho hasta ahora. En este recorrido por la iglesia, cuya solemnidad nos deja sin aliento, se ve el trabajo hecho y se sospecha lo que viene. Los pisos han sido recuperados y corregidos sus niveles; la cúpula central se restauró con sus pechinas y ya aparece una muestra de la decoración que llevará; los muros y la cúpula de la capilla de San José, pintados por el padre Páramo a finales del siglo XIX, se limpiaron y se restauraron, con la colaboración en la parte mural del restaurador mexicano Rodolfo Vallín, y el altar se desmontó para refaccionar las piezas dañadas.

Moure camina por el lugar y va describiendo lo que había, lo que se ha hecho, lo que vendrá. Su compromiso y el de su equipo es, como bien lo afirma, hacer una “reversión” del proceso de transformación tan profunda que tuvo la construcción, para devolverle a la iglesia sus condiciones espaciales y estructurales más notables. “Esta restauración es la más importante que se está llevando a cabo en este momento en Colombia en cuanto a la esencia del edificio. Y nosotros queremos mostrarla, que la gente sepa qué se está haciendo con uno de los templos más importantes del país”. Una vez acabada la restauración, el objetivo es formar una sola unidad con el claustro, que hoy alberga el Museo de Arte Colonial, sin que la iglesia pierda su uso de culto. Crear un importante centro cultural para el país.
 
 
Bookmark and Share

Buen espacio

by 10. febrero 2010 12:19

El gran reto en esta remodelación de cocina era reorganizar y limpiar un espacio muy pequeño para volverlo más funcional y práctico. En su papel de asesor, CORONA propuso una solución muy eficaz y acorde con los requerimientos de la dueña de casa.

Uno de los grandes desafíos de los arquitectos y diseñadores es la remodelación de espacios pequeños, pues esta presenta toda clase de interrogantes sobre el aprovechamiento del espacio, las circulaciones, la capacidad de almacenamiento, la iluminación, los colores, entre otros aspectos. Muchos de estos cuestionamientos se vieron resueltos con unas soluciones de diseño muy sencillas pero que le cambiaron por completo la identidad al lugar.

La nueva propuesta de diseño para esta cocina se fue una tendencia limpia y austera, tanto en las líneas como en los colores y en los materiales escogidos. Originalmente esta cocina no sólo era muy limitada, sino que además estaba abierta y dividida por un acceso que llevaba al estudio de la casa. Lo primero que se hizo entonces fue cerrar esa puerta para independizar y definir el nuevo espacio y ampliarlo visualmente. Si bien antes la circulación se veía interrumpida por esta salida, ahora el espacio ha quedado libre para moverse.

Una distribución inteligente

Una vez determinados los límites, la tarea era establecer las diferentes zonas de la cocina y ubicar todos los muebles con respecto a esto. Sobre un costado se definió el área de trabajo con lavaplatos y estufa, integrando sobre uno de los extremos, como marcando una corta distancia, la lavadora. Para aprovechar el espacio se colgaron sobre la pared algunas gavetas para guardar vajilla, vasos, elementos de trabajo, o víveres. Enfrentado al otro lado se generó en una muesca un espacio para la nevera, el horno microondas, el calentador y una pequeña alacena. De esta manera quedaron definidas estas dos áreas, dejando libre en el medio la circulación entre la cocina y hacia la salida.

Sencillez en los acabados

El diseño sobrio y la distribución muy sencilla del espacio se vieron complementados con un uso austero y limpio de los materiales, siguiendo los requerimientos de la dueña de casa que deseaba un espacio tranquilo y de pocos elementos, más enfocado a la funcionalidad y a la calidad de los electrodomésticos, de los materiales utilizados y de los herrajes, entre otros, manteniendo cierta atemporalidad y neutralidad en los conceptos. Teniendo en cuenta esto, se utilizó en los muebles y gavetas de la cocina fórmica imitación madera, sencilla y elegante, y granito en color beige a lo largo de todo el mesón, resistente y fácil de limpiar. Los interiores de los muebles son en fórmica blanca, siguiendo el concepto de sencillez en todos los elementos. Como un lindo detalle de diseño, en una zona del salpicadero se colocó un enchape café que juega muy bien con los tonos del resto de la cocina y a la vez atrae la mirada desde la entrada a este espacio.

A través de una intervención muy sencilla, esencialmente reorganizando la cocina y delimitando sus diferentes áreas, CORONA logró darle una nueva cara a este espacio gracias a un diseño sencillo y austero, acorde con el carácter y el estilo de vida de la dueña de casa.

Bookmark and Share

Espacio con buen diseño

by 10. febrero 2010 03:58

A la hora de reformar este apartamento, Andrés MurgueitIo supo aprovechar un área pequeña de dos cuartos para reorganizarla y convertirla en un espacio con una sola habitación y una zona social generosa, acorde con el estilo de vida de una dueña de casa joven y dinámica.

Para el arquitecto Andrés Murgueitio, la reforma de este apartamento se basó en una reorganización del espacio y un aprovechamiento de un patio existente, gracias al cual se amplió la zona de cocina y patio y se generó una terraza. Rompiendo con el esquema de formatos claramente delimitados, Andrés se fue por un movimiento en el que se juega con los muros, abriendo y cerrando de forma irregular los espacios privado y social. Para lograr un cerramiento entre estas dos áreas, el arquitecto dispuso una puerta corrediza con espejo que amplía el espacio a la vez que da la posibilidad de dividirlas o integrarlas de una manera muy sutil. El elemento unificador en este caso se da a través del piso en parqué de sapán que recorre todo el apartamento y que le brinda una gran calidez al espacio y un toque años setenta muy especial.

Integrada a la sala, la cocina se abre a esta zona social, complementándola y enriqueciendo este punto. Si bien antes existía un patio exterior de poco uso, éste se rediseñó y se cerró por un lado para generar la cocina y la zona de lavandería contenida en un pequeño cuarto que abraza a la vez el mesón del comedor, de manera que se relacionan las dos zonas. Los acabados, como en todo el apartamento, son muy sencillos: cemento en muros y mesón, este último enchapado en laja de piedra; vidrio en el salpicadero; fórmica blanca en los muebles con una perfilería muy sencilla. Para acceder a la zona de lavado se instaló una puerta en vidrio sunblast, acorde con el sentido de transparencia y claridad que se quiere evocar. En el otro extremo del patio se diseñó la terraza, la cual tiene acceso por la zona social y una salida por la habitación principal. Es importante resaltar, tanto en la cocina como en la terraza, el tratamiento que se le hizo al cielo raso. En la zona de la cocina, Andrés instaló una placa de dry wall a la que se le abrieron unos orificios por donde entra la luz natural difuminada. En la terraza se dispuso una cubierta en policarbonato con una reja por debajo que le da gran claridad al lugar al mismo tiempo que protege de la intemperie. En el techo de la sala, Andrés forró las vigas en dry wall y en cada extremo dispuso unos focos de iluminación que crean una especie de rejilla de luz indirecta que le da al ambiente una gran calidez.

Buena luz

La amplitud y claridad que se logró en la habitación principal obedece en gran parte a la integración que se hizo con la terraza, la cual se convierte acá en una extensión y en un rincón de descanso del cuarto. Siguiendo el concepto de movimiento en el diseño y de una marcación poco convencional de los espacios, el acceso al baño principal se hace a través de un pequeño corredor que contiene el vestier y que delimita esta zona. En el piso se colocaron unas luminarias que le dan un toque dramático a este espacio. Entre baño y habitación se dejó una ventana que permite unas visuales entre los dos espacios. El resultado es una zona íntima limpia, clara y muy especial.

Pequeños y funcionales

Uno de los grandes logros en este apartamento es haber generado dos baños, uno auxiliar en la entrada, y uno principal en la habitación. Si bien ambos cuentan con una identidad a través de materiales muy simples como el cemento, el pañete a la vista recubierto con pintura especial en las zonas húmedas, el sello personal y la elegancia está dados por los sanitarios y los lavamanos, así como por algunos detalles muy puntuales, como la tina enchapada en cristanac transparente y el resto del acabado en cemento esmaltado en el baño principal, o el muro en cristanac azul del baño auxiliar, el cual contrasta con los otras paredes más limpias y le da vida al lugar. En este baño en particular, Andrés logró una solución excelente en cuanto al aprovechamiento del espacio, al haber ubicado en la esquina un pequeño mesón triangular en donde descansa el lavamanos. El acceso a este baño se hace por la zona social, a través de otra puerta corrediza en vidrio en simetría con la que lleva a la habitación principal.

Gracias a un diseño dinámico, poco convencional en sus formatos y líneas, el arquitecto Andrés Murgueito logró en este apartamento una propuesta contemporánea limpia, de espacios funcionales mucho más amplios y generosos y acabados muy sencillos.

Bookmark and Share

Pequeñas reformas – Grandes resultados

by 8. febrero 2010 13:52

Existen pequeños ajustes que puedes hacerle a la apariencia de tu casa para que luzca mucho mejor, sólo necesitas creatividad y algo de presupuesto. Atención a las siguientes reformas y elige cuáles hacer.

• Cambia la tapicería, las cortinas y el color de las paredes; pero que sea un cambio radical, que los tonos nuevos sean totalmente diferentes, por ejemplo, si antes tenías un beige, que ahora sea un rojo.

• Despejas las áreas de circulación para dar un aire nuevo y libre a tus pasillos, quita los muebles que tengas allí y ubícalos en otra parte.

• Si vas a cambiar de pisos, elije aquellos que combinan con varios materiales, una buena opción es el mármol, pues se lleva bien con la madera, la cerámica y el yeso. Visita nuestros pisos marmolizados.

• Emplea mobiliarios en tonalidades blancas y negras, pero ten presente contrastarlos con revestimientos de colores opuestos para crear un juego de claroscuros.

• Si tienes terraza, ubica mesas campestres con parasoles que tengas bombillas de colores para iluminar de una manera divertida las reuniones nocturnas. Si eres menos atrevido, pon bombillas de luces normales.

Bookmark and Share

Elije la puerta adecuada

by 8. febrero 2010 13:39

Las puertas son la primera impresión de tu casa. Son la transición entre lo interior y lo exterior, entre lo privado y lo público, por eso son mágicas y tienen belleza propia. Ten en cuenta los dos tipos de puertas de las que te hablamos a continuación en el momento de elegir.

Puertas batientes (las de abrir a través de una manecilla)

Las puertas deben ser batientes en espacios como el baño, el sótano, el cuarto de ropas y la entrada principal (dentro de un contexto urbano).

No requieren de mucho espacio, sólo del de la zona de paso. Para cambiar una puerta batiente no es necesario mucha obra, más bien preocúpate por elegir una buena manecilla y los materiales adecuados para decidir cuál instalar en tu casa.

Aluminio: Van muy bien en las casas de zonas urbanas en las que sus puertas conectan directamente con la calle. Las puertas en este material brindan mayor seguridad.

Madera: Perfectas para apartamentos ubicados en un conjunto cerrado. Sus acabados son la primera imagen para determinar el estilo de tu casa. Si la puerta es blanca ponle una manecilla gris y si es de color caoba una dorada está bien.

Vidrio: Son ideales para espacios internos como la sala, el comedor y la terraza.

Puertas correderas

Van muy bien en la ducha, en el estudio, entre el comedor y la sala o en la entrada principal en caso de que sea una finca o una casa campestre. Las hay en vidrio polarizado o transparente, en madera y en acrílico.

Este tipo de puertas ahorran espacio, cubren longitudes en las paredes extremadamente anchas y son modernas. Existen diferentes tipos.

Guía exterior: Se corren a través de una base o guía visible. Es empleada en las entradas de las fincas y casas campestres.

Guía interior: Se deslizan en una base oculta dentro de la puerta. Se encuentran entre las salas y los comedores de algunas casas o apartamentos.

De una puerta: Una sola hoja recorriendo la base. Por lo general se utilizan en el baño.

De doble puerta: Cada puerta se corre hacia un lado diferente, haciendo que se encuentren en la mitad cuando se cierran. Es muy frecuente verlas en los estudios de las casas grandes.

Bookmark and Share

Tres espacios en el dormitorio

by 8. febrero 2010 13:31

Con una distribución acertada lograrás que la habitación, el baño y el vestidor compartan una sola área. Ten en cuenta lo siguiente a la hora de remodelar para crear un ambiente de relax y elegancia:

• Empecemos por la habitación, ubica el cabezal de la cama de espalda al baño y diagonal al vestidor, así harás que estos tres espacios tengan cada uno su protagonismo aunque compartan la misma área.

• Pinta una de las paredes del dormitorio de gris para atenuar la intensidad de la iluminación que penetra en él.

Instala una división que separe la habitación del vestidor y el baño, los dos últimos sí deben estar unidos para que de la ducha salgas de una a vestirte y tengas libertad de movimiento entre uno y otro.

• Los mobiliarios que instales procura que sean sin base, esto creará una sensación de sobriedad y limpieza.

 

Elige mobiliarios para baño aquí

Bookmark and Share

Al Sur

by edit 1. febrero 2010 12:19

Cono SurUno de los grandes retos de los arquitectos es lograr una buena conexión con el cliente que asegure el éxito del proyecto y la satisfacción de ambas partes. En esta propuesta del nuevo local del restaurante Cono Sur en Bogotá, Liliana Gutiérrez y Andrea Sánchez lograron sin duda este objetivo.

La historia de este restaurante viene de tiempo atrás. No es la primera vez que estas jóvenes arquitectas paisas intervienen este espacio. Ya lo conocen y su propuesta arquitectónica en este caso siguió los requerimientos de los primos Santiago y Juan Manuel Arango, propietarios de Cono Sur: una inversión moderada para un cambio de identidad aprovechando parte de la estructura y muchos de los materiales existentes. “Inicialmente en este local Santiago y Juan Manuel montaron el restaurante Dar Papaya, el cual respondía muy bien al sector de la zona G y a un público esencialmente de jóvenes ejecutivos, o recién graduados que quisieran comer y pasar un buen rato. Nos llamaron la primera vez para ese proyecto”, comenta Liliana.

Paralelamente los Arango montaron el primer local de Cono Sur en el cual participó nuevamente Studio Sur. Como bien dice Liliana, la conexión fue inmediata. Uno de ellos había viajado por América del Sur y tenía en mente la idea de una temaquería. “Hablamos con ellos. Nos dieron sus ideas y unos conceptos muy puntuales que afortunadamente nosotros pudimos plasmar en el diseño. Quedaron muy contentos con la propuesta. De hecho no hicieron ninguna modificación”, prosigue Liliana. La propuesta se basó en un concepto de la temaquería como un restaurante de comida rápida pero sana, con una tendencia tropical que se sintiera en el diseño, en las formas y en los materiales.

A ese local le siguió una segunda propuesta también en el norte de Bogotá, obviamente con las pautas de identidad de Cono Sur. La acogida y la penetración de Cono Sur entre el público llevó a los socios a buscar un lugar más amplio que cubriera las necesidades de la zona G en este caso. Dar Papaya pasaría a otro local y en este se instalaría un nuevo Cono Sur, bajo los estándares y con las mismas características de los otros dos locales.

Transformación

Teniendo en cuenta el tema del presupuesto, del aprovechamiento de la infraestructura y de los materiales que existían, la propuesta de Studio Sur se fue por unos cambios muy sutiles pero definitivos que le darían nueva cara al local con la identidad de Cono Sur. Para ser consistentes con el nombre, el cono debía replicarse tanto en la comida como en el tema de las sillas y otros elementos del lugar.

Como se trata de un establecimiento de tres pisos, el proyecto se fue en los tres niveles por un manejo gráfico, del color y de las texturas que permitiera inmediatamente reconocer el sello de Cono Sur. “Los cambios que se hicieron fueron realmente pocos y muy sutiles. Pintamos la madera del piso para oscurecerla, retomamos el tema de la caña brava, muy evocadora del trópico, en mesas, barras y bancas. Dispusimos los butacos en forma de cono, muy propios del restaurante. También hicimos un manejo gráfico integrado al espacio y llevamos el color verde, muy característico de Cono Sur, a puntos estratégicos”, cuenta Liliana.

Espacios frescos

En el primer piso del local, que queda un nivel por debajo de la calle, el reto era ampliar la entrada, de manera que los clientes se sintieran atraídos y quisieran permanecer en esta primera instancia. El efecto se logró conservando un espejo lateral que recorre el muro de entrada hasta llegar a la barra de atención en donde se ubicó además una vitrina de helados. Allí se despliega una larga mesa donde los clientes pueden pasar un momento agradable antes de la comida. Frente a esta pared se levanta un muro revestido en aglomerado de madera oscura, que a manera de rompecabezas alterna piezas rectangulares con entradas de luz indirecta, invitando a la gente a gozar este espacio.

Una vez que se ha franqueado el primer nivel, la escalera lleva a un segundo piso donde se hicieron también cambios sutiles pero fundamentales para la transformación del lugar. La barra que existía del antiguo bar se conservó, pero adecuándola de acuerdo con los materiales que se estaban utilizando en el resto del local: caña brava y resina. Se hizo también un manejo gráfico en muros y columnas con fotos tomadas en la plaza de Paloquemao, evocadoras de los alimentos que se usan para rellenar los conos. De esta manera quedó constituida la barra de bebidas. En este nivel existía una terraza que también se adecuó al nuevo espacio: allí se oscureció de nuevo la madera del piso y se dispuso un mobiliario con mesas en caña brava y los butacos característicos de Cono Sur.

En el tercer piso las variaciones fueron también muy simples. Para ampliar este espacio, se mantuvo en el fondo un espejo que lo sobredimensionara a lo largo. En ciertos puntos se retomó la misma resina, pero esta vez compuesta con hilos en tonos verdes. Para independizar la zona de comidas de la zona de servicios se levantó un muro flotante que las divide sutilmente, una solución impecable para un espacio muy fresco.

Para ser consistentes con el diseño, las arquitectas hicieron un manejo en el exterior acorde con el lenguaje que se manejó en los niveles interiores. Como se trata de un público joven y una zona dinámica, las letras de Cono Sur se fabricaron en formatos grandes retroiluminados. Otro punto importante fue el manejo de las materas características en los otros dos locales. Si bien allí están revestidas en caña brava e iluminadas desde adentro para dar la sensación de unos faroles, aquí se aprovechó el muro de la terraza donde estaban las plantas y se enchapó nuevamente con caña brava y retroiluminado. El efecto de noche impacta e invita a entrar al local.

Con muy pocos pero sutiles cambios, Liliana y Andrea, ahora dedicadas a desarrollar la identidad arquitectónica de los nuevos puntos de venta de CORONA, entre otros de sus proyectos, lograron replicar la identidad y el concepto de Cono Sur. Reutilizando los paneles de quintuplex, oscureciendo la madera en los pisos, haciendo algunos cambios de color y de texturas, el resultado es un local que se involucra maravillosamente en la dinámica y en la vida de la zona G de la capital. Como bien dice Liliana: ”Nosotros desde la arquitectura, y Cono Sur desde la carta respondimos a los requerimientos de este punto importante de Bogotá”.

Bookmark and Share

Urbano

by 27. enero 2010 14:16

Uno de los grandes retos de los arquitectos a la hora de hacer remodelaciones de espacios es llegar a un equilibrio entre lo que quiere el cliente y lo que él define con base en sus criterios y su experiencia profesional. En este caso, David Restrepo logró un resultado muy interesante con un apartamento de los años sesenta en pleno centro de Bogotá.

Ubicado en la Torre Bavaria, en el corazón de la capital, este apartamento contaba con todas las bondades pero también con todas las carencias de los espacios de los años sesenta: buenas dimensiones y accesos de luz generosos, pero a la vez áreas muy fraccionadas y encerradas. Si bien la ubicación del apartamento cerca al punto de trabajo fue un aspecto definitivo para el dueño de casa a la hora de tomar la decisión de vivir allí, la idea era darle a este espacio un aire de modernidad, aprovechando el aspecto absolutamente urbano del lugar.

Interior y ciudad

Como bien dice David Restrepo, el trabajo de rediseñar el apartamento fue un trabajo en equipo entre él y el dueño de casa, un ejecutivo joven cansado de circular por toda la ciudad y atraído por el centro de Bogotá. ¿Pero con qué se encontraron finalmente al momento de empezar a pensar en el proyecto? “Nos encontramos con un apartamento bogotano muy clásico de los años sesenta. Grandes dimensiones, techos altos, pero espacios también muy definidos y fraccionados. Encontramos detalles increíbles, como el parqué original, muy de moda hoy por hoy, pero que estaba oculto debajo de una alfombra”, comenta Restrepo. La gran premisa era entonces aprovechar estas ventajas del espacio, pero dándole un lenguaje contemporáneo.

La primera propuesta de Restrepo en este sentido fue despejar completamente el lugar, pasar de una sumatoria de pequeños espacios a un gran espacio. Se abrió la cocina, que estuvo escondida durante décadas, y se integró una de las alcobas a la zona social, con lo cual se generó un gran salón relacionado sutilmente al comedor a través de la chimenea como punto focal y con la cocina, que recorre de manera transversal toda esa zona. La segunda propuesta era recuperar todos los atractivos ambientales (luz, vista a los cerros) así como integrar la arquitectura interior a la ciudad, todo lo cual se logró a través de los grandes ventanales. “Ya habiendo despejado el espacio interior, los ventanales nos sirvieron para involucrar la vida urbana y ambiental al apartamento. De noche y de día las respuestas interiores son muy diferentes. Como se trata de un cuarto piso, captar esa perspectiva de los árboles sobre la carrera Séptima, los Cerros Orientales y la ciudad no fue difícil”, cuenta el arquitecto. En cuanto al baño social, se amplió y se hizo una grieta superior para que hubiera una fuga visual de 30cm.

Espacios más privados

Siguiendo el lenguaje del resto del apartamento, la propuesta para la zona de habitaciones se fue por espacios muy generosos. La alcoba principal cuenta con un cómodo estar en donde se preservó también el parqué como esa piel que recorre todo el apartamento y que se convierte en el gran elemento unificador. El baño principal es un gran espacio en donde se generó esa misma sensación urbana a través de los vidrios. Integrado al baño está un gran vestier. En el baño se utilizaron grandes formatos, tanto en el Porcelanato del piso, como en la piedra del mesón, el salpicadero y el espejo. Un detalle más: las puertas fueron diseñadas en vidrio sunblast con un marco blanco, de manera que se genera cierta privacidad pero sin bloquear los flujos de iluminación, que son los que le dan vida y alegría al espacio. “De alguna manera lo que buscamos eran maneras mágicas de ampliar el espacio y creo que lo logramos muy bien”, concluye Restrepo.

En el tema de la decoración, ésta se fue muy acorde con todo el lenguaje arquitectónico del espacio. En los ventanales se instalaron grandes persianas, muy en línea con el concepto de los años sesenta, y en algunos muros papel de colgadura con arabescos, un detalle muy setentero. Como el dueño de casa tiene un gusto particular por lo objetos de los años cincuenta, esto dio pie a una decoración que se inspira y reinventa esa época. El resultado es sin duda un apartamento fresco, amplio y muy contemporáneo.

Bookmark and Share

Renueva tu casa

by 6. enero 2010 12:25

Si crees que es hora de cambiarle la cara a tu hogar, juega con tu creatividad y pon manos a la obra porque es hora de empezar. Lo primero que debes saber es que, a veces, con sólo mover algunas cosas de lugar, ya es suficiente para que todo se vea renovado. Los tips:

1. Pinta tu casa o atrévete a usar materiales como el Porcelanato para enchapar las paredes. Es un estilo propio de los espacios contemporáneos y atrevidos. Si en definitiva prefieres la pintura, usa dos tonos y distribuye los colores uniformemente en los espacios de la habitación que pintas. Algunos pintan tres paredes de un color y la última pared la pintan con rojo para lograr un tono energizante y un fuerte contraste.

2. Una alfombra alrededor de los muebles da un toque de elegancia y confort al hogar, además, esto hace que el ambiente sea más cálido y ameno. Asegúrate de comprar una alfombra de calidad puesto que las otras son difíciles de limpiar y se dañan más rápido de lo esperado.

3. Decora con algunas plantas al interior de la vivienda ya que, además de darle vida al hogar, ayudan a eliminar las toxinas de la casa y reducen el estrés.

4. Compra algunas persianas en lugar de cortinas. Las hay de varios colores según el estilo de quien habite la habitación en la que será asignada.

5. Cambia algunos cajones y gabinetes de la cocina y baño. Lograrás un estilo moderno y renovado.

Bookmark and Share

Encuestas

¿De qué temas quieres que te hablemos?





Otros portales Corona



footerDivider footerDivider